Logotipo PasarelaXD Logotipo Banquete Perfecto
4 abril 2018 BanquetePerfecto

7 POEMAS ROMÁNTICOS PARA LEER EL DÍA DE TU BODA

Te preseentamos algunos de los mejores poemas de amor para tu ceremonia nupcial.

Las bodas civiles cada vez son más numerosas en España. Una de sus grandes ventajas es la personalización que se puede hacer de la ceremonia, ya que no es tan tradicional ni tiene unos ritos marcados como una ceremonia religiosa. Hay mucha más libertad.

Uno de los momentos más especiales de la ceremonia es el de las lecturas que suelen realizar los novios o alguno de sus amigos y familiares. Muchos llevan desde casa el texto preparado, escrito por ellos mismos. Sin embargo, esa emotividad y los nervios en un día tan importante pueden pasar factura a la hora de expresar todo lo que sientes.

Los poemas pueden ser tu mejor aliado en una situación así. Lo mejor sería que escribieras tus propios versos, expresando por ejemplo todo lo que esa pareja representa para ti o lo que sientes en ese momento tan especial. Pero tranquilo. si no corre por tus venas sangre de poetas, siempre puedes a grandes clásicos de la literatura universal de todos los tiempos.

A continuación encontrarás una selección de poemas románticos que te pueden servir de inspiración:

1. Te quiero (Mario Benedetti)

Tus manos son mi caricia,
mis acordes cotidianos;
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia.

Si te quiero es porque sos mi amor
mi cómplice, y todo,
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada:
te quiero por tu mirada que mira
y siembra futuro.

Tu boca que es tuya y mía,
tu boca no se equivoca;
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía.

Si te quiero es porque sos mi amor
mi cómplice, y todo,
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Y por tu rostro sincero.
Y tu paso vagabundo.
Y tu llanto por el mundo.
Porque sos pueblo te quiero.

Y porque amor no es aureola,
ni cándida moraleja,
y porque somos pareja
que sabe que no está sola.

Te quiero en mi paraíso;
es decir, que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso.

Si te quiero es porque sos mi amor
mi cómplice, y todo,
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos
.

2. Poema 12 (Pablo Neruda)

Para mi corazón basta tu pecho,
para tu libertad bastan mis alas.
Desde mi boca llegará hasta el cielo
lo que estaba dormido sobre tu alma.

Es en ti la ilusión de cada día.
Llegas como el rocío a las corolas.
Socavas el horizonte con tu ausencia.
Eternamente en fuga como la ola.

He dicho que cantabas en el viento
como los pinos y como los mástiles.
Como ellos eres alta y taciturna.
Y entristeces de pronto como un viaje.

Acogedora como un viejo camino.
Te pueblan ecos y voces nostálgicas.
Yo desperté y a veces emigran y huyen
pájaros que dormían en tu alma.

Poemas románticos para una boda

3. Nostalgia (Juan Ramón Jiménez)

Al fin nos hallaremos. Las temblorosas manos
apretarán, suaves, la dicha conseguida,
por un sendero solo, muy lejos de los vanos
cuidados que ahora inquietan la fe de nuestra vida.

Las ramas de los sauces mojados y amarillos
nos rozarán las frentes. En la arena perlada,
verbenas llenas de agua, de cálices sencillos,
ornarán la indolente paz de nuestra pisada.

Mi brazo rodeará tu mimosa cintura,
tú dejarás caer en mi hombro tu cabeza,
¡y el ideal vendrá entre la tarde pura,
a envolver nuestro amor en su eterna belleza.

4. Amor eterno, (Gustavo Adolfo Bécquer)

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.

Todo sucederá. Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.

5. Dime que sí (Rafael Alberti)

Dime que sí,
compañera,
marinera,
dime que sí.

Dime que he de ver la mar,
que en la mar he de quererte.
Compañera,
dime que sí.

Dime que he de ver el viento,
que en el viento he de quererte.
Marinera,
dime que sí.

Dime que sí,
compañera,
dime,
dime que sí.

Pareja de novios con sus alianzas

6. Cartas a Claudia (Jorge Bucay)

Quiero que me oigas sin juzgarme.
Quiero que opines sin aconsejarme.
Quiero que confíes en mí sin exigirme.
Quiero que me ayudes sin intentar decidir por mí.
Quiero que me cuides sin anularme.
Quiero que me mires sin proyectar tus cosas en mí.
Quiero que me abraces sin asfixiarme.
Quiero que me animes sin empujarme.
Quiero que me sostengas sin hacerte cargo de mí.
Quiero que me protejas sin mentiras.
Quiero que me acerques sin invadirme.
Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten.
Que las aceptes y no pretendas cambiarlas.
Quiero que sepas… que hoy puedes contar conmigo…
Sin condiciones….

7. Cuando por fin se encuentra dos almas (Víctor Hugo)

Cuando por fin se encuentran dos almas,
que durante tanto tiempo se han buscado una a otra entre el gentío.
Cuando advierten que son parejas,
que se comprenden y corresponden.

En una palabra, que son semejantes,
urge entonces para siempre una unión vehemente y pura como ellas mismas,
una unión que comienza en la tierra y perdura en el cielo.

Esa unión es amor,
amor auténtico, como en verdad muy pocos hombres pueden concebir,
amor que es una religión,
que deifica al ser amado cuya vida emana
del fervor y de la pasión y para el que los sacrificios
más grandes son los gozos más dulces.

¿Te han gustado estos poemas y lecturas para bodas civiles? Cualquiera de ellos es perfecto para leerlos el día de tu boda.

Icono cerrar

Apúntate al servicio más exclusivo



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies